asociación Panamericana para la Conservación

 Copyright © Asociación Panamericana para la Conservación (appc)

CHANGE LANGUAGE:

Nuestra querida Jaguar “Fiona” podrá algún día ser madre!
Por: Néstor Correa, Presidente, APPC. 


Fiona fue nombrada así, por primera vez, por nuestro veterinario el Dr. Julio Reyes, quien un 17 de octubre de 2014, cuando sólo tenía una semana de edad, le salvó la vida luego de que perros de caza la hirieran de gravedad y de que cazadores furtivos mataran a su madre.  












Fiona, viajó a Florida, Estados Unidos, en calidad de préstamo, el pasado martes 11 de abril de 2017, para formar parte del Plan de Supervivencia de Especies. 

Acompañada por su madre adoptiva, la Sra. Lynne Hawksworth, especialista en felinos silvestres con más de 30 años de experiencia y miembro del Staff de APPC, Fiona llegó a su destino final en Palm Beach Zoo & Conservation Society (www.palmbeachzoo.org), para formar parte de un programa de reproducción de la especie Jaguar con miras a garantizar su supervivencia a futuro. 

Los jaguares, felinos más grandes de América, y tercer felino más grande del mundo, luego del tigre (Asía) y el León (África), están amenazados por la caza furtiva, la destrucción de hábitat y la expansión de la fronteras agrícolas y ganaderas.  Organizaciones como APPC y Yaguará Panamá, luchan para protegerlos.  

Hace más de un año, APPC presentó una iniciativa al Ministerio de Ambiente de Panamá, para permitir que esta hembra reproductora de 2 años y medio, pudiera viajar a loEstados Unidos y formar parte del SSP, puesto que en Panamá no existen programas de reproducción en cautiverio, ya que para ello se requieren de al menos 100 ejemplares.  Con esta iniciativa, Panamá pasa oficialmente a formar parte del programa, permitiendo así la posibilidad de solicitar cachorros de jaguares en el futuro para proyectos de conservación de la especie. 


Otros beneficios incluyen la adquisición de asistencia técnica y financiera para programas de conservación de la especie, por ejemplo, compra de equipos especiales para monitoreo así como recursos para indemnizar a granjeros y ganadores, en el evento de ataques de reces u otros animales de granja.  

Los humanos decimos que los animales silvestres no están invadiendo! Cuando somos nosotros los invasores que día a día destruimos su hábitat natural y los obligamos a desplazarse por zonas pobladas que originalmente eran bellos ecosistemas naturales.  Aprendamos a coexistir con la vida silvestre.  

“Una nación que destruye sus tierras se destruye así misma.  El bosque son los pulmones de la Tierra, purifican el aire y dan fuerza a nuestro pueblo”. 

Franklin D. Roosevelt.